Archivo de la categoría: Escalada

Diedro Esteras Estival. Almanzor.

Diedro Esteras (IV+) estival al Almanzor

Del Diedro Esteras en invierno está todo dicho, a la sombra de la Norte Clásica y famoso por su bloque empotrado.

Lo que no se dice es que fue abierta en verano, en julio de 1970 por Laureano Esteras, Antonio Iglesias y Ricardo Blas. Llamada inicialmente “Diedro Noresteras”.

A día de hoy es una vía para coleccionistas, de puro alpinismo clásico y donde tendremos que extremar la intuición y las precauciones. Vias de invierno secas, ya se sabe…

Accederemos a ella por la ruta normal del Almanzor, y antes del estrechamiento de la Canal del Crampón, nos desviaremos hacia el Norte. Pasando debajo de, en este orden, el Espolón de los López, el Pilar Este y la canal Este.
Si hacemos esta travesía a la altura del pie de vía de la Canal Este nos tocará destrepar desde el inicio de ésta para poder continuar faldeando.

El Diedro Esteras, evidente desde las faldas del Almanzor.

Comenzaremos a trepar por terreno sencillo, que irá aumentando en dificultad y estrecheces, superando los bloques empotrados que taponan la canal. A tenor de cada uno cuando encordarse… La aparición del primer clavo tal vez sea buena señal.

Inicio de las dificultades.

Nosotros sacamos cuerda y pies de gato y montamos mini reunión justo debajo del primer clavo. Pese a que el grado es sencillo, la roca está bastante lavada por el invierno, así que consideramos todo un acierto los pies de gato. Superación de bloques con pasos en chimenea. Muy importante tantear todo con pies y manos antes de fiarnos de ello.

Pasaremos otro clavo y a unos 30 metros llegaremos a un rellano, donde arriba a la derecha veremos una reunión que, por su altura, sin duda es de invierno. Si no llegamos a ella montaremos algo en el lado derecho, lejos de la vertical del siguiente largo y de la caída de piedras que, seguro, provocará el primero.

Estaremos ante el mítico largo del bloque empotrado, aunque en verano serán 2 los bloques a superar, ambos por dentro.
El primer seguro es un clavo en la pared de la derecha, pero queda muy alto par usarlo en verano, así que nuestro primer seguro será un cordino en el mismo primer bloque, después un clavo en el fondo de la chimenea (algo a desmano), y otro clavo por encima del bloque empotrado.

Otros 2 bloques para lacear (el primero sin cordino, el segundo equipado) nos situarán debajo del segundo bloque empotrado. Ojo a que nos cogemos a la salida del agujero. Escombrera.

Entre el primer y segundo bloque.

Nada más salir del agujero, a la izquierda, tendremos una reunión de 2 clavos. Por su situación, prácticamente en el suelo, parece mas de verano que de invierno.

Habremos recorrido unos 25 metros de largo de chimenea, algo penosa en algunos tramos.

Es prácticamente imposible realizar este largo con la mochila puesta, así que conviene preveerlo para dejar la mochila atada en el fondo de la chimenea e izarla después.

Saliendo del agujero. El bloque pequeño de mi izquierda está completamente suelto.

Desde la reunión, seguiremos para arriba por terreno descompuesto hasta un hombro. Si conocemos la zona en invierno, tendremos la canal Este a nuestra izquierda y la cascada de la Norte Clásica a nuestra derecha, abajo.

Hombro que separa el Diedro Esteras de la Norte Clásica. Venimos de la sombra.

Dejaremos la canal Este a nuestra izquierda para progresar por terreno más compacto y continuaremos unos metros por terreno sencillo hasta que la verticalidad nos haga detenernos a montar reunión para escalar otro largo.

Aquí las opciones son múltiples y a gusto del escalador, nosotros bordeamos unos techos musgosos por la izquierda hasta alcanzar la cresta Este, tramo común al final de la canal Este.

Unos 2 largos de terreno fácil e intuitivo por la cresta hasta que por fin veamos la cumbre, pudiendo usar ésta como reunión final.

Últimos metros de cresta vistos desde debajo de la cumbre.

En resumen: vía clásica y sencilla en un entorno incomparable como lo es escalar en el Almanzor. Las mayores dificultades radicarán en lo descompuesto de algunos tramos y en lo angosto de la chimenea.

Material utilizado:

  • Cuerda de 40 metros.
  • Juego pequeño de friends.
  • 6 cintas largas.

Sur de la Apretura y Gran Diedro. Galayos.

Esta vez toca reseña de una de las combinaciones de vías más asequibles de Galayos: La Sur de la Apretura al Pequeño Galayo y el Gran Diedro al Gran Galayo.

No voy a poner croquis, que de esos ya hay muchos por la red y en las guías, si no más bien una explicación detallada de por donde van las vías, reuniones y más detalles y truquillos a la hora de hacerlas.

 

Para empezar, la logística de acceso: Todos conocemos el Carril de los Galayos, que desde el aparcamiento de “La Cabra” en Guisando, está considerado la vía de acceso “normal” a Galayos.

Sin embargo, para los que accedemos a Gredos desde el Norte, y según para que vías, es interesante acceder desde el km6 de la carretera de la Plataforma de Hoyos del Espino. Siguiendo la ruta del Puerto del Peón, desviándonos hacia la garganta de la Tarayuela, los Pelaos, y de ahí por la bajada normal hacia el refugio Victory. 2 horas 30 minutos a buen ritmo. Menos desnivel, menos calor, menos horas de coche, te quitas bajar toda la canal del Gran Galayo… Por poner alguna pega: Ausencia de camino en la garganta de la Tarayuela y escalar con mochila, ya que no volveremos a pasar por el pie de vía.

Vistas justo antes de iniciar la bajada.

Una vez abajo, la primera vía, la Sur de la Apretura al Pequeño Galayo, comienza justo en los muros de la izquierda al principio de la canal del Gran Galayo, por un diedrito vertical, en el que tenemos dos opciones.

Empezar por el mismo diedro, que puede ponerse un poco tonto al ser los primeros pasos y pillarnos fríos. O entrarle en diagonal desde su derecha.

Aquí se ha optado por la opción de la derecha, a la altura del escalador ya hay que meterse al diedro.

Escalamos hasta una gran terraza, en la que tenemos múltiples bloques para lacear.

Terraza vista desde R1
Reunión 1

 

El siguiente largo sale de la repisa por un muro vertical, pero de buen canto. Con tendencia a derechas, nos llevará a una canal, y al salir de la canal a la izquierda veremos un nicho con un clavo, que reforzaremos para hacer la R2.

Reunión 2.

De esta reunión saldremos en travesia a izquierdas hacia el espolón, donde tendremos una pequeña chimenea que puede darnos problemas si vamos con mochila. Mejor no meterse mucho y escalar en oposición.

Al salir de la chimenea, veremos una placa tumbada a la derecha que lleva a una canal/chimenea.

Ya fuera de la chimenea, en la plaquilla.

Justo antes de que la canal/chimenea se ponga más vertical tenemos un gran cuerno de roca donde podemos montar una reunión opcional si nos apetece. Con cuerdas de 60m y un correcto guiado de las mismas, esta reunión no es necesaria.

Reunión opcional en mitad del L3.

 

Seguiremos la canal/chimenea hasta que a nuestra izquierda aparezca una gran repisa, con opciones para lacear y hacer la R3.

Reunión 3.

De aquí salimos en vertical un poco más a la izquierda de donde veníamos, hasta que lleguemos a un hombro amplio donde montar reunión laceando algún bloque.

Comienzo del L4.

A la izquierda del hombro tendremos el siguiente largo. Treparemos hasta la fisura de V+, y después por un diedro tumbado hasta un collado, donde tendremos la reunión rapelable., y a la ziquierda la cima del Pequeño Galayo.

L4. La fisura se protege a placer.

Descenso:

Rapelamos de vuelta al hombro y desde ahí seguimos los hitos en travesía por los delicados destrepes de Galayos. Llegará un punto en el que los hitos se bifurquen: hacia abajo y a la derecha para la Canal del Gran Galayo y al Victory. Y hacia arriba y a la izquierda para el Gran Diedro.

Treparemos por la canal, y unos metros antes de llegar a la Portilla del Gran Galayo, ya veremos el Gran Diedro a nuestra izquierda. Un paso expuesto en un muro vertical nos cortará el paso. No estará de más asegurar este paso, ya que vamos con toda la cacharrada a cuestas, y estaremos en la gran terraza inclinada donde nace el Gran Diedro.

El evidente e imponente Gran Diedro.

Aproximadamente a 2/3 de diedro tenemos una reunión de clavos. En la que podremos detenernos o seguir para arriba si vamos con cuerdas de 60 metros.

El grado en el diedro lo marcará un desplome en su primera mitad, y después de la reunión intermedia, zona en la que irá aumentando según subamos. Todos los pasos están protegidos por clavos. Especial atención al  último tramo donde el diedro casi se vuelve chimenea, hay que meterse para chapar el clavo, que está dentro y bastante arriba, y luego escalar por fuera.

Una vez acabado el diedro, daremos a un hombrito, donde hay un clavo para reforzar y montar reunión.

Desde aquí a derechas según veníamos del gran diedro, sale un diedrito tumbado que nos lleva a un colladito. En este collado también hay algún cuerno para lacear y montar reunión, aunque será más complicado recuperar cuerdas por el roce.

Veremos una zona fácil que acaba en una cueva entre bloques, a la que tenemos que entrar.

Zona fácil y cueva.

Trepamos por la cueva (otro paso tonto con mochila) y salimos a la derecha, buscando lo evidente (aunque tendremos otro paso de auparnos en una pequeña canal) hacia la cima del Gran Galayo.

Descenso:

Para bajar seguiremos los hitos, que por terreno delicado de trepada, nos llevarán a la portilla del Gran Galayo.

Desde aquí, podemos descender la canal del Gran Galayo hacia el Victory si vinimos desde Guisando, o seguir la veta de cuarzo conocida como “Trocha Palomo”, que a través de un par de horcadinas, bordeando el Gran Galayo por el Norte y atravesando unas pedreras, nos llevará de vuelta a los Pelaos (hitos).

La Trocha Palomo vista desde portilla Gran Galayo. Hay que pasar por esa muesca del centro de la foto.

Material: Juego de friends hasta el nº3 (puede ser interesante el nº4 para los últimos pasos del Gran Diedro) y juego de fisureros. Con 40 metros de cuerda da para hacer las dos vías si paramos en las reuniones intermedias.

Grado: Excluyendo el paso de V+ del último largo de la Sur de la Apretura (evitable si renunciamos a la cima y nos bajamos destrepando desde el hombro), las dos vías tienen asentado popularmente el grado de IV+ y son protegibles en todo momento. Si bien es cierto que, bajo mi punto de vista, la Sur de la Apretura está más cerca del IV, y los pasos duros del Gran Diedro bien podrían ser V.

Además, no subestimar los destrepes en Galayos. Bajarse del Gran Galayo puede llegar al III lavadillo y no, no hay rápel.